Por: Sergio Sánchez Jiménez

Coordinador de comunicación Redmuem

Tener un nuevo cliente que pague mes a mes por la prestación de un servicio siempre es motivo de celebración, pero no siempre todo es “miel sobre hojuelas” pues cuando llega la fecha acordada para cobro, hay algunos que se convierten en un auténtico dolor de cabeza: Los clientes morosos. ¿Tienes alguno de ellos?

Es por ello que en este blog, te compartimos 4 estrategias de cobranza efectivas para que dejes de batallar con aquellos clientes morosos, estamos seguros que te van a funcionar.

  1. Mantén siempre un canal de comunicación activo

Ya sea correo electrónico o por WhatsApp, envía mensajes, comunicados y recordatorios para que te tengan presente en sus próximos pagos. Es importante que los mandes periódicamente y no de forma diaria y a cada hora, a fin de que tus clientes no se sientan acosados, pues de lo contrario solo lograrás que te bloqueen.

  • Ofrece opciones de pago

Si bien no estaba en tus planes alargar un poco más el plazo de pago para la deuda, es mejor garantizar el pago —de la forma que sea posible— que no percibir nunca el importe adeudado. Realiza un pequeño análisis de tus clientes y diseña un plan que se adapte a las necesidades de cada uno de ellos.

Con esto, puedes optar por estudiar opciones con cada cliente, donde puedas ofrecerles pagos fraccionados, extensión de tiempo, reestructuración de la deuda o cualquier otra herramienta que pueda ser útil para recuperar el valor total —o una parte de este— y evitar llegar a cobranzas extrajudiciales que, además, se convierten en un proceso más complicado para ambas partes.

  • Otorga descuentos y beneficios por pago anual o semestral

A fin de evitar estar cobrando a tus clientes mes con mes, puedes planificar un sistema de pago único anual o semestral con el cual otorgues algún descuento o mes gratuito, así como algún regalo o beneficio extra del servicio que estás ofertando.

  • Limita parcialmente beneficios a clientes deudores

Cuando un cliente se comienza a retrasar en sus pagos es momento de comenzar a tomar medidas más drásticas y una de ellas es limitar parcialmente sus beneficios. Así como las compañías de teléfono restringen tus datos de internet o tus llamadas, es importante que pongas en tu contrato qué servicios limitarás en caso de retrasos de pago. Por ejemplo, si ofertas servicios contables y ayudas a tus clientes a emitir facturas puedes limitar dicho servicio hasta que tus clientes se pongan al corriente de pagos.  

Debes saber que, las cobranzas —en su mayoría— no son fáciles. Requieren paciencia, tolerancia y saber actuar en distintas situaciones para lograr obtener el pago que tanto necesitas.