En México solo un 38% de los puestos de alta dirección son ocupados por mujeres.

En México, el 38% de los puestos de alta dirección están ocupados por mujeres, un aumento de cinco puntos porcentuales respecto al 33% del 2022, revela el estudio “Mujeres en los negocios 2023: Los avances hacia la paridad”, realizado por de Grant Thornton y que recoge el diario El Economista.

Esta valuación coloca a México en el número 11 en el ranking de países con mayor porcentaje de mujeres directivas y el primero en América Latina. El segundo lugar en la región lo ocupa Argentina con 29 por ciento; sin embargo, a nivel mundial cae al número 25.

No son por lo tanto números para celebrar, pues esto sigue hablando de una disparidad de género en donde se sigue teniendo la creencia de que son los hombres quienes deben dirigir el destino de las grandes empresas o corporativos.

Nuestra presidenta nacional de Redmuem, Verónica Téllez Ponce, siempre ha afirmado que este es justamente la punta de lanza que la impulsó a iniciar la red, pues en su trabajo en la Volkswagen únicamente había dos mujeres entre un grupo empresarial con predominancia de hombres.

Magdalena Luna, socia de la red en Tlaxcala, explica que se ha abierto camino en su desarrollo empresarial como la única mujer en su empresa dedicada al transporte de carga.

“Mi opinión es que no hay inclusión de mujeres en puestos directivos porque somos pocas las mujeres empresarias que decidimos organizarnos y participar en asociaciones, consejos, cámaras, etcétera.

La mayoría de las empresarias considera que es un tema social más que de negocios pertenecer a una asociación. A la par, a nosotras nos exigen mayores temas de aprobación para ocupar un cargo (experiencia, referencias sociales y comerciales, vinculación empresarial, trayectoria profesional, logros profesionales, disponibilidad de tiempo, etc), afirma Silvia Ávila, líder Redmuem.

Y subraya: “Si las mujeres realmente nos creemos el papel tan importante que representamos en la actividad económica, priorizamos las reuniones en asociaciones y cámaras empresariales, las estadísticas podrían ser otras.

Necesitamos más mujeres que queramos trascender, que queramos responsabilidades de liderazgo, mujeres en lugares donde podamos tomar decisiones y en donde nuestra voz y voto pueda ser tomada en cuenta”.

A pesar que el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección aumentó ligeramente, no se estima más que un aumento de uno o dos puntos porcentuales para los próximos dos años y es por eso que la lucha debe seguir.

“Sé que esto puede ser paulatino, pero  con visión, comunicación y un buen liderazgo todo es posible. Como mujeres empresarias cada día tomamos más fuerza y poder, demostrando nuestro liderazgo y asertividad”, concluye Elia Salinas, socia Redmuem en Puebla.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *